TODO SOBRE LAS VACACIONES EN TU EMPRESA

06
Nov, 2022

El disfrute de un periodo de vacaciones retribuidas es un derecho reconocido constitucionalmente. La ley reconoce a los trabajadores por cuenta ajena, derecho a un período de vacaciones anual, con cargo al empresario.

Destacar que el derecho a vacaciones retribuidas ha sido declarado como un principio del derecho social comunitario  asociado a la garantía de seguridad y salud de los trabajadores.  

Derechos y obligaciones de las partes 

Los pactos entre las partes serán nulos, sean individuales o colectivos, y toda decisión unilateral que suponga la sustitución de las vacaciones por una retribución económica.

– El derecho a las vacaciones es irrenunciable e indisponible y, en principio, no es sustituible por compensación económica.

– El empresario  está obligado a conceder vacaciones, dentro del año.

Con carácter general , el disfrute de vacaciones no puede sustituirse por prestación económica. Sin embargo, la jurisprudencia admite que se genera excepcionalmente  un derecho a una compensación económica cuando el trabajador no pudo, por causa ajena a su voluntad, disfrutar de ese derecho y la relación laboral se ha extinguido por cualquier causa. 

Contratación temporal 

El derecho  a vacaciones se genera de forma proporcional a las jornadas trabajadas sin existir un tiempo mínimo de trabajo efectivo.

  1. Fijación y duración 

La fijación de las vacaciones se ha de realizar de común acuerdo  entre

 

 el empresario y el trabajador, siempre de conformidad con lo establecido  en los convenios colectivos sobre la planificación anual de las vacaciones. En caso de desacuerdo entre las partes, el juzgado de lo social será el competente para su fijación. (Desarrollare el trámite en otro post)

En cuanto a  la duración  de las vacaciones, la ley establece que el derecho a vacaciones anuales retribuidas no puede, en ningún caso, ser inferior a 30 días naturales, siempre y cuando se hayan prestado servicios todo el año. 

Cuando no se han prestado servicios todo el año, las vacaciones deben tener una duración proporcional al tiempo de servicios prestados. Como excepción, entre otras, ciertas ausencias al trabajo por motivos ajenos a la voluntad del trabajador deben ser contadas como parte del período de servicios por el que se devengan vacaciones. 

Calendario de vacaciones 

 

El calendario de vacaciones es fijado por cada empresa, en función de sus necesidades. En todo caso el trabajador ha de conocer las fechas  que le corresponden de vacaciones 2 meses antes del comienzo del disfrute. 

Determinación del trabajo efectivo 

Las vacaciones se devengan por la prestación efectiva de servicios. No obstante, deben considerarse las ausencias al trabajo por motivos independientes de la voluntad de la persona interesada, como enfermedad, accidente o maternidad, dichas ausencias han de ser computadas como parte del período de servicios.

Los tribunales han asimilado, a estos efectos, a tiempo de trabajo el que se esté en incapacidad temporal , independientemente de la causa que la origine. Incluso cuando el trabajador permanece en IT durante un año natural completo, ya que esta circunstancia no incide en los derechos del trabajador, salvo en el devengo salarial, y la compensación económica de las vacaciones no disfrutadas no constituye salario. Por esta razón, aunque no haya existido ni un solo día de prestación efectiva de servicios en todo el año, su derecho de disfrute de las vacaciones o de compensación económica, en su caso, permanece intacto.

 

Incidencias antes y durante las vacaciones 

Se permite posponer el disfrute de las vacaciones en determinados supuestos admitidos por la jurisprudencia:

  1. Cuando coincida el período de vacaciones fijado en el calendario de vacaciones de la empresa con:

– Una IT  derivada de embarazo, parto o lactancia natural;

– Con las suspensiones de la relación laboral por permiso de maternidad y paternidad.

En estos supuestos el trabajador tiene derecho a disfrutar de vacaciones en una fecha alternativa al finalizar el período que originó la suspensión aunque haya terminado el año natural al que se corresponda y que con carácter general es el plazo de caducidad.

  1. Respecto al resto de situaciones de IT (por contingencias comunes o profesionales) coincidentes total o parcialmente con las vacaciones, siendo irrelevante que la IT comience antes o durante las vacaciones . En este caso el trabajador puede disfrutar sus vacaciones una vez finalice su incapacidad siempre que no hayan transcurrido más de 18 meses a partir del final del año en que se hayan originado.

Incluso en el caso de que las vacaciones superen el mínimo legal obligatorio de 30 días, no habiendo distinción legal entre diferentes tipos de vacaciones, cuando una IT coincide con las vacaciones fijadas obligatoriamente en un periodo concreto, Navidad en este caso, el trabajador tiene derecho a disfrutarlas tras el alta y durante el siguiente año natural.

 

Caducidad del período de vacaciones 

Los tribunales han venido interpretando que las vacaciones deben disfrutarse dentro del año al que correspondan. Por lo tanto, el derecho caducará, el 31 de diciembre  de cada año . Así con carácter general se prohibiría su acumulación en años sucesivos, salvo pacto en contrario o su traslado fuera del año natural. Sin embargo, hay que tener en cuenta que, como ya se ha señalado, el legislador permite posponer su disfrute, superando el plazo de caducidad de un año en los siguientes supuestos:

– En el caso de IT  (contingencias comunes o profesionales) no derivada de embarazo, parto o lactancia natural se establece un nuevo plazo de disfrute a partir del final de su incapacidad siempre que no hayan transcurrido más de 18 meses a partir del final del año en que se hayan originado.

– En los casos de calendario vacacional coincidente con IT  derivada de embarazo, parto o lactancia natural o permisos de maternidad o paternidad se establece el derecho a su disfrute en fecha alternativa aunque haya terminado ya el año natural de devengo.

Al margen de estas excepciones, con carácter general, concluido el año  natural en que debían haberse disfrutado, caduca el derecho a su disfrute que no  puede ser traducido en una indemnización o compensación dineraria.

© JM Pardo. Todos los derechos reservados. Desarrollo web: Agencia Digital Jiménez Carbó.