Que es un ERTE: causa de fuerza mayor

15
May, 2020

Comenzamos nuestra  andadura en el blog con un tema que desde la crisis del COVID-19 ha tenido mayor protagonismo pero siempre ha existido. El ERTE.

El ERTE (Expediente de Regulación Temporal de Empleo) es una figura jurídica que permite dar de baja a un trabajador de la Seguridad Social durante un periodo limitado. La principal condición es que la Administración se hace cargo de una parte del salario hasta que vuelva a haber condiciones para retomar la actividad.

Hasta la fecha, los ERTEs se daban en dos contextos:

  • En empresas inmersas en un proceso concursal que estaban buscando una reestructuración laboral.
  • En compañías que tienen su actividad dependiente de coyunturas externas muy fluctuantes.

La crisis del Covid 19 se puede entender como causa de fuerza mayor para aplicar el ERTE, por ello muchas empresas que no pueden realizar su actividad debido a las medidas de confinamiento, el Gobierno les ha aprobado la solicitud.

El Real Decreto-ley 8/2020 establece que esta posibilidad será factible mientras que se den las circunstancias extraordinarias que han hecho aprobar el Estado de Alarma. Eso sí, es procedente señalar que no se da una equivalencia entre la aprobación de estas medidas y el fin de las mismas, ya que el Gobierno será quién determine cuándo finalizan pero, en cualquier caso, están amparadas por el artículo 47 del Estatuto de los Trabajadores.

Las condiciones del ERTE durante este periodo:

  • Hay 5 días para presentarlo y un periodo de consultas máximo de 7 días.
  • Las empresas ahorrarán el 100 % de las cuotas en empresas de menos de 50 trabajadores y el 75 % en las demás.
  • Los trabajadores cobrarán el 70 % del equivalente a su base reguladora.

Hace unos días se publicó en el BOE el Real Decreto-ley 18/2020, de 12 de mayo, de medidas sociales en defensa del empleo, entrando en vigor el 13 de mayo y modificando la regulación de los ERTE para adaptarlos a la situación actual, siendo sus principales contenidos los siguientes:

1. FUERZA MAYOR TOTAL: Las empresas que teniendo un ERTE de fuerza mayor derivados por el COVID-19, se desvincula la prolongación de estos ERTES del estado de alarma y del proceso de desescalada al vincularla a la pervivencia de las causas de fuerza mayor. Estos  ERTES podrán continuar mientras duren dichas causas y como máximo hasta el 30 de junio de 2020.

Se mantendrán, durante mayo y junio, las exoneraciones de cotizaciones sociales previstas para estos ERTES, en función del número de trabajadores o asimilados a los mismos que la empresa tuviera en alta en la Seguridad Social a 29 de febrero de 2020, es decir:

  • En empresas de menos de 50 trabajadores: 100% del abono de la aportación empresarial.
  • En empresas de 50 o más trabajadores: el 75% de exoneración.

2. FUERZA MAYOR PARCIAL: Se encontrarán en situación de fuerza mayor parcial derivada del COVID-19 las empresas que se les permita la recuperación parcial de su actividad y como máximo hasta el 30 de junio de 2020.

La incorporación de las personas trabajadoras a la actividad la decidirá la empresa en la proporción que necesite para el desarrollo de su actividad, primando los ajustes vía reducción de jornada.

** Nos vemos en 15 días, si hay algun tema que te interesa, te preocupa y quieres saber más, haznoslo llegar!

© JM Pardo. Todos los derechos reservados. Desarrollo web: Agencia Digital Jiménez Carbó.